Universo Poético








Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Febrero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    

Calendario Calendario

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun Dic 04, 2017 11:16 pm.

LA PASIÓN DE ELOISA

Ir abajo

LA PASIÓN DE ELOISA

Mensaje por Carlos Alberto Rocha el Vie Ene 12, 2018 3:41 pm

Los domingos soleados eran los días preferidos de Serafín Portocarrero, un joven mulato recio y muy bien plantado, era el día en que podía montar a Tempestad, un brioso y refinado pura sangre galardonado con mas de 20 premios en las mas cotizadas exhibiciones equinas a lo largo y ancho del continente, el mulato era el encargado de pasearlo por los extensos prados de la hacienda donde trabajaba de ayudante del criador, un  ingles de pocas palabras y que no se le conocía sonrisa alguna en años, era menester que lo hiciera sin camisa especialmente si había buen sol... eran ordenes directas de Eloisa, la hija mayor del dueño que lo supervisaba desde la parte mas alta de la casa bajo la sombra de una sombrilla, a ella no ole importaba en lo mas mínimo el costoso caballo, pero se esmeraba en demostrar interés si estaba cerca su papá.



En esa mañana dominical, todo se conjugaba para dar rienda suelta a sus mas profundos pensamientos desde la soledad de su observatorio, sus padres atendían asuntos sociales y comerciales en el pueblo y sus hermanas y hermanos menores estaban en la feria del pueblo, mientras Serafín cabalgaba sobre el brioso corcel, a ella se le ocurrían los mas escabrosos pensamientos;



__"Cabalga sin prisa mientras el sudor cubre tu torso de bravío guerrero ancestral, deja que gota a gota se forme un tempestuoso río que brille con el sol... si supieras cuanto deseo acariciar tu maciso pecho que parece forjado por el propio Miguél Angel... no sabes como ardo en deseos de besar ese torso bronceado que te cubre... ¡oh Serafín! ya deseo que me raptes y me lleves a los ignotos senderos de la pasión donde seamos uno solo para morir y renacer entre tus fuertes brazos... cabalga altivo mientras imagino que tus manos recorren cada centímetro de mi piel aún casta de caricias varoniles... ¡si supieras cuanto te deseo! mi fuego interior me consume sin piedad mientras te veo mi adonis prohibido, sueño a mañana y tarde con cada domingo, para poder verte y divagar con los ojos abiertos que juegas con mi dorado cabello mientras me llevas a paso lento al paraíso... sueño con sentirte dentro de mi, con que nuestros corazones palpiten juntos a mas no poder... cada vez resisto menos los deseos casi pecaminosos de acariciar mi cuerpo imaginando que son tus manos... estoy penando por mis deseos lujuriosos contigo, en mi conciencia... ¡pecadora soy! y lo peor de todo mi amado y prohibido Serafín, es que no me arrepiento... no, no me arrepiento y es solo cuestión de tiempo en que decida mandar al carajo todos mis tabúes, mis taras y hasta mi fortuna solo para estar unida a ti así fuera por efímeros instantes llenos de la mas desbordada pasión...no sabes mi adonis que ya me faltan fuerzas para contenerme y correr a tus brazos sin que nada importe..."



Sus pensamientos se cortaron de súbito cuando vio aparecer a sus padres con otras personas que jamás había visto en la hacienda, hicieron que Serafín acercara el fino animal y luego de unas palabras el estrechar de manos le hacía entender a ella que un trato estaba hecho; su padre había vendido a Tempestad, el último de sus caballos de gran competencia, el mas galardonado... entonces un pensamiento aterrador invadió su rostro; sin caballo no hay Serafín, no, eso no podía soportarlo, algo tenía que hacer pues los días del mulato estaban contados en la gran hacienda.



El mismo día en que salía por la gran puerta de la hacienda y recorría a pié unos cuantos metros, en un recodo del camino estaba Eloísa Barcenas esperándolo con dos caballos. llorando a mas no poder y sus rodillas le temblaban mientras le decía;
__Puedo dejar de ver a ese caballo que montabas los domingos...pero a ti no mi adonis prohibido..._ los fuertes brazos de Serafín Portocarrero le hicieron entender que sus mas profundos anhelos comenzaban a ser el inicio de sus sueños cumplidos.



Por muchos meses la familia Barcenas estuvo buscando a su hija mayor sin obtener respuesta alguna mientras a muchos kilometros de allí, Eloisa era muy feliz en aquella rustica cabaña abrazando el torso desnudo de Serafín mientras dos pequeños de singular belleza jugaban entre las flores silvestres.   
avatar
Carlos Alberto Rocha

Fecha de inscripción : 14/09/2017
Edad : 52

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PASIÓN DE ELOISA

Mensaje por María Susana el Vie Ene 12, 2018 6:23 pm

Que linda historia!! Cuando el amor es verdadero todo se hace posible!! Muy bueno amigo!
avatar
María Susana
Admin

Fecha de inscripción : 10/09/2016

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.