Universo Poético








Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Febrero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    

Calendario Calendario

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun Dic 04, 2017 11:16 pm.

Recuerdos de un ayer cercano

Ir abajo

Recuerdos de un ayer cercano

Mensaje por aguamarina el Jue Jun 22, 2017 8:23 pm

Recuerdos de un ayer cercano


La tarde estaba helada aquel día. Las cumbres completamente nevadas no condecían con el calendario que, según dicen las reglas... en diciembre hace calor en el hemisferio sur. Claro está... también tiene que ver la latitud, la altitud... en fin... las situaciones geográficas. Pero para mi mentalidad norteña "en año nuevo hace calor", bueno, pues ese año no hacia calor y todo me parecía raro, mágico, triste... si, también muy triste.
Atravesamos la cordillera con rumbo a la casa de una prima -gracias a Dios en la vida siempre hay una prima- que nos ofreció su cálido hogar para compartir la despedida del año viejo y para recibir al nuevo -con qué facilidad despedimos a veces,no?-. Otra cosa a la que me costaba adaptarme es a asistir a la cena de Fin de Año con claridad de día... sí, sucede que en aquellos lares, el sol se pone alrededor de las diez y media de la noche, y para la medianoche se vislumbran aún sobre el horizonte marino algunos destellos rosados...
Les contaba que la tarde estaba helada y que cruzamos la cordillera de los Andes, rumbo a la ciudad más austral del mundo: Ushuaia. -Cuando Dios creó el mundo debe haber dispuesto que este paraíso perdure a través de los tiempos como testimonio de su Generosa Voluntad.-
Soledad de soledades si las hay.
Silencio.
Lejanía.
Pureza.
Paz.
Viajé en silencio la mayor parte del trayecto, sumida en ausencias, recuerdos, afectos y un nudo en la garganta me llamó a la realidad. Mientras observaba el calypso del lago a través de las sombras de las lengas y al piè de la montaña majestuosa unas lágrimas indiscretas corrieron hacia abajo y encontraron su desagüe en el rictus de unos labios que entre sonrisa y tristeza no podían dejar de asombrarse ante la belleza que se abría a su paso.
Esa noche, cuya semi oscuridad duró poco menos de tres horas y, estuvo cubierta de fuegos artificiales, que sobre el Canal de Beagle iluminaban el cielo agregando estrellas a su manto iluminado.
Dormí por espacio de dos o tres horas, no más. Dormir es desperdiciar el tiempo -sentía esa noche-.
La luminosa mañana nos encontrò rodeados de una familia que Dios nos tenía reservada allí en el confin del mundo. Desayuno de montaña, almuerzo en familia, tarde de puertos... cuando el rompehielos científico español nos acogió como a unos más de ellos, pasamos una inolvidable tarde, partiría luego con honores rumbo a la Antártida y todos pudimos sentir que ante la inmensidad del océano, la lejanía, no hay forma de vernos, si no como a hermanos. Y se entonaron con emoción ambos himnos y de un lado saludos militares, de otro pañuelos azules y blancos fueron símbolo de unión entre los pueblos, porque en determinados lugares, los hombres nos sentimos más pequeños.... y cuanto más pequeños, más hermanos.
Luego noche de inventarios, no de balances. Eso me hizo bien.
Estaba de pié, en la plazoleta cuyo centro es ocupado por un cartel que reza así

El fin del mundo... el principio de todo.


Y así era, así fue, así es.

La solidaridad de nuestros ancestrales habitantes transmitida a sus hijos se había puesto de manifiesto:

No es posible sentirse solo cuando lo que te rodea es amor


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
aguamarina
MIEMBRO FUNDADOR
MIEMBRO FUNDADOR

Fecha de inscripción : 10/09/2016

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.