Universo Poético











LA PROSA DE UP




Últimos temas
» LA BODA DE MI HIJA
Ayer a las 11:27 pm por María Susana

» Desde la vidriera
Ayer a las 10:27 pm por María Susana

» FELIZ SEAS NIÑO EN TU DÍA
Ayer a las 10:02 pm por María Susana

» El nuevo Eros
Ayer a las 9:36 pm por aguamarina

» EL TERROR
Ayer a las 6:57 am por Antonia Ayuso Mora

» HAY DÍAS QUE TE QUIERO CON LOCURA
Dom Ago 20, 2017 9:29 pm por Ona Elena

» 6 DE SEPTIEMBRE
Vie Ago 18, 2017 4:23 pm por Antonia Ayuso Mora

» AMIGA NO LLORES MÁS
Vie Ago 18, 2017 4:13 pm por Antonia Ayuso Mora

» UNA TREGUA DEPAZ
Vie Ago 18, 2017 4:11 pm por Antonia Ayuso Mora

» LAS RISAS DE BEBE
Vie Ago 18, 2017 4:09 pm por Antonia Ayuso Mora

» ¿Quise?
Miér Ago 16, 2017 9:13 pm por Carlos Serra Ramos

» ¡ QUÉ FELIZ SOY... ¡
Mar Ago 15, 2017 3:19 pm por Antonia Ayuso Mora

» Buscando la forma
Dom Ago 13, 2017 4:06 pm por María Susana

» Guadalupe
Dom Ago 13, 2017 12:35 am por Abril

» Sueños
Dom Ago 13, 2017 12:27 am por Abril

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


EL CRUCERO IV

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL CRUCERO IV

Mensaje por Antonia Ayuso Mora el Sáb Mayo 13, 2017 4:41 am

EL CRUCERO IV
La noche había sido larga. Bailamos, reímos y algún trago que otro cayó y no precisamente de agua. La compañía de nuestros amigos, resultó de lo más divertido. Me costó dormirme. Todo parecía girar en mi cabeza. Al contrario de Carmen compañera de camarote que dormía como una bendita.
La luz se colaba por el ojo de buey, pronto  atracaría el barco destino a Roma.
Oí la voz de  Carmen: - ¡ Vamos perezosa ¡ que ya nos están esperando las demás. Mi respuesta fue taparme la cabeza. - Estoy muerta, ve tu.
La verdad es que toda la ciudad de Roma es un monumento, pero yo tenía un recuerdo  muy vivo de la ciudad, de otro viaje que hice por Italia. ¡ Cómo olvidar, la Capilla Sixtina, aquellas pinturas me dejaron con la boca abierta, el colorido, la historia de sus figuras tan reales. Allí estaba la Creación, cuerpos desnudos perfectos, en fin una maravilla. La piedad, Moises, toda la obra de Miguel Angel . El mármol parecía recobrar vida en las manos del artista ¡
-¿Vienes o no ? sonó la voz de Carmen como un cañonazo. Y se interrumpieron mis recuerdos.
- ¿ Sabes que te digo ? que hoy me quedo, estoy hecha polvo.
- Claro tanta juerga ¿ Si no te hubieras pasado ?
- Y si no roncaras tanto , yo habría dormido más
- Eso si que tiene gracia, bueno tu sabrás lo que haces, me voy "Chao".
Me arrebuje perezosa y de nuevo volvieron los recuerdos.
El coliseo, inmenso Anfiteatro donde los gladiadores celebraban sus torneos para divertimento de los romanos, donde tantos cristianos fueron martirizados solo por el hecho de serlo. El Vaticano , lleno de maravillas. No subí a la cúpula (demasiadas escaleras).
La Fontana de Trevi , llena de japoneses con sus cámaras y gafotas. La verdad es que vayas donde vayas siempre está lleno de japoneses.
En fin Roma y su historia, la que dominó el mundo por un largo periodo de tiempo. Lo que menos me gustó de aquel viaje fue la comida, nos salía la pasta por las orejas. Deciamos a la guía: ¿ Pero donde están los calamares a la romana ?
- Una noche en el hotel, nos sirvieron pasta más gorda que los macarrones, durísima, no nos quedó otro remedio que decir... Esto no está "al dente" está a la muela.
¡ Qué diferencia con el bufet del barco tan variado y rico ¡.
Mis amigas bajaron a tierra. Por un momento me arrepentí de no haber bajado con ellas. Me duché me puse un vestido ligero y busqué la cafetería, pues no había desayunado. Me daba un poco de miedo, aventurarme en los largos pasillos, pero enseguida encontré a una azafata del barco que amablemente me indicó donde se encontraba. Me senté cerca del ventanal y desayuné a conciencia. Menos mal que el viaje duraría poco, sino no entraría en la ropa.
Subí a cubierta, el olor a salado, a la brisa marina, respiré hondo, me sentía feliz. Allí encontré a un grupo que tuvieron la misma idea y surgió la amistad. Regresaron mis amigas contando todo lo que habían visto y todo, todo les había gustado. Pero estaban tan cansadas que no pensaban ir a bailar después de la cena. Y ahora que yo estaba descansada... Bueno ya pensaría algo.





avatar
Antonia Ayuso Mora
COLABORADOR
COLABORADOR

Fecha de inscripción : 17/09/2016
Edad : 58

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.