DETECTOR DE PLAGIOS
Compruebe plagio

Universo Poético











LA PROSA DE UP




Últimos temas
» Y LOS GANADORES SON...
Hoy a las 7:44 pm por Helena suarez

» COMENTARIOS A LA ENCINA DEL ROQUEDAL
Hoy a las 7:41 pm por Helena suarez

» Encanto
Vie Oct 20, 2017 3:39 am por Rosario Bersabé Montes

» MIS AMIGOS "LOS ÁRBOLES"
Miér Oct 18, 2017 1:32 am por Antonia Ayuso Mora

» LA MUJER EMPRENDEDORA
Lun Oct 16, 2017 12:48 am por Antonia Ayuso Mora

» BRINDO POR TI
Vie Oct 13, 2017 1:28 am por Antonia Ayuso Mora

» GRACIAS CONCHA
Jue Oct 12, 2017 3:31 am por Antonia Ayuso Mora

» A Cri Cri
Jue Oct 12, 2017 2:59 am por Gonzalo Ramos Aranda

» LA VIRGEN DEL PILAR
Miér Oct 11, 2017 3:28 am por Antonia Ayuso Mora

» EL ARTE GITANO
Miér Oct 11, 2017 1:54 am por Antonia Ayuso Mora

» Comentario a despeñaperros
Mar Oct 10, 2017 7:47 pm por Carlos Serra Ramos

» Carlos Serra Ramos
Mar Oct 10, 2017 12:56 pm por Carlos Serra Ramos

» FELIZ DIA TIA PACA
Lun Oct 09, 2017 10:11 am por Antonia Ayuso Mora

» "AL COMUNICAR"
Lun Oct 09, 2017 3:47 am por Antonia Ayuso Mora

» LOS FERIANTES
Lun Oct 09, 2017 3:32 am por Antonia Ayuso Mora

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


La palabra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La palabra

Mensaje por aguamarina el Mar Abr 04, 2017 9:25 pm

La palabra.


La palabra, gracia de que gozamos la mayoría: los privilegiados.
Don con que nos bendijo Dios o nos premió la naturaleza. Aptitud maravillosa que nos permite comunicarnos.
Cuando digo te amo, mis labios se abren y se ofrecen al beso. Cuando digo gracias el rictus anuncia una imperceptible sonrisa, pero sonrisa al fin. Cuando digo te extraño, cuando te llamo amigo, cuando te digo te invito a un café, cuando te escribo un poema o una carta de amor... sé que llega a ti con la energía que imprimí a pensarla, al sentirla antes de teclear, comprendes el significado de cada letra, que entiendes mis puntos suspensivos... que el no calculado espacio entre los vocablos, es la pausa que se produce imaginando una expresión, una palabra pronunciada en voz baja o saboreando su significado en el paladar del corazón.
El lenguaje nos une. O nos separa. Nos hace felices o nos lastima. Nuestra lengua viva nos permite soñar en poesía, volar con las golondrinas, ser agua de lluvia en veranos, nos permite abrazarnos con el alma, pero por sobre todo nos permite sentir esa cualidad suprema que es la empatía. 
Cuando me hablas de tu dolor mi alma se encoge, mi corazón te abraza, mi intelecto te interpreta... pero todo ello, porque tenemos un idioma que nos une, que nos permite encontrarnos, discurrir, debatir, discutir que no es pelear, hilvanar collares de emociones, sentarnos en un bar imaginario, tomarnos de las manos, mirarnos a los ojos... y conversar.


Insignes nombres glorifican nuestro idioma, y voy a elegir un poema que amo, y que he llorado más de una vez al leerlo o escucharlo en la voz del Nano Serrat, para celebrar nuestra bien amada lengua madre.


Nanas de la cebolla


La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.




Miguel Hernández.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
aguamarina
MIEMBRO FUNDADOR
MIEMBRO FUNDADOR

Fecha de inscripción : 10/09/2016
Edad : 63

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.