Universo Poético











LA PROSA DE UP




Últimos temas
» UNA TREGUA DEPAZ
Hoy a las 3:03 am por Antonia Ayuso Mora

» ¿Quise?
Ayer a las 9:13 pm por Carlos Serra Ramos

» AMIGA NO LLORES MÁS
Ayer a las 2:10 pm por María Susana

» LAS RISAS DE BEBE
Ayer a las 11:24 am por Antonia Ayuso Mora

» ¡ QUÉ FELIZ SOY... ¡
Mar Ago 15, 2017 3:19 pm por Antonia Ayuso Mora

» Desde la vidriera
Lun Ago 14, 2017 7:36 pm por Carlos Serra Ramos

» Buscando la forma
Dom Ago 13, 2017 4:06 pm por María Susana

» Guadalupe
Dom Ago 13, 2017 12:35 am por Abril

» Sueños
Dom Ago 13, 2017 12:27 am por Abril

» Fue así
Sáb Ago 12, 2017 10:12 pm por Ona Elena

» Hacia su pecho
Sáb Ago 12, 2017 12:05 am por María Susana

» Una pequeña historia
Vie Ago 11, 2017 9:45 pm por María Susana

» Siempre
Vie Ago 11, 2017 9:39 pm por María Susana

» Yo sí, te digo amor
Vie Ago 11, 2017 6:07 pm por Carlos Serra Ramos

» NUESTRO BAÚL
Vie Ago 11, 2017 1:35 am por Antonia Ayuso Mora

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


LAS ARMAS LAS CARGA EL DIABLO (Prosa)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAS ARMAS LAS CARGA EL DIABLO (Prosa)

Mensaje por Antonia Ayuso Mora el Vie Nov 18, 2016 5:20 pm

En una finca que era la copia del paraíso, no faltaba de nada para el avio de una gran fiesta, regado con la bota de un buen vino de las cepas de este lugar. 
Era un cortijo con los toros que allí a lo lejos, paciendo y separados, una camada de Adólfo Martín para la corrida del 8 de julio, en los S. Fermines para "el pirata"-Juan Jose Padilla, "El Juli" y Rafaelillo. Nos daba miedo solo de pensar en sus hechuras, trapío y bravura.
Nos reunimos un grupo de aficionados como turistas, para visitar los trofeos, recuerdos y cabezas de toros que habían sido auténticos regalos de la Naturaleza.
Y despacito visitamos las estancias que relampagueaban.
En las sillas flamencas donde los músicos tocaban las guitarras, las bandurrias y la voz del cantaor, hacía de todo aquello sobresaliera con un brillo que nos conmovió el corazón.
Y ya pasamos a las cocinas y a un gran salón donde nos sentamos y comimos, rabo de toro y bacalao, hecho con paciencia infinita por los cocineros, dando a aquellas viandas un sabor delicioso. 
Los postres estuvieron aderezados con la música flamenca que el cantaor nos regalaba: Seguidillas, soleares etc.., Con una profundidad de renombre.
Los niños de la excursión, una vez comieron, se salieron al porche del cortijo a jugar y hurgando una bandolera que había colgada entre los muchos recuerdos de los vitorinos... 
Adornaban aquel lugar, que se puede decir que era un museo de toda la vida dedicada a la Ganadería, los animales domésticos que eran el sostenimiento de los trabajadores, junto con el mayoral, servían de alimento de tan grata fortuna, las gallinas, pavos, patos, huevos deliciosos, manjares y junto con las verduras de la huerta; allí no faltaba de nada. 
Una vez los chiquillos jugaban con la cartuchera, un tiro del revolver explotó , soltando un balazo que fue a dar al ojo del toro de la pared. Pedimos mil perdones y nos dijeron que lo mejor es que no había hecho daño a ninguna persona.
La excursión regresó con tintes de alegría agridulce.
Ya Vitoríno envejeció y la banca por otro lado, requería muchos impuestos y era muy dificil sobrevivir en este gran esfuerzo. 
Toda la esperanza se cifraba en las corridas de la Beneficiencia de cada año.
Su nieta es veterinaria y trataba a los toros como baluartes de su familia, conocida en el mundo entero.
avatar
Antonia Ayuso Mora
COLABORADOR
COLABORADOR

Fecha de inscripción : 17/09/2016
Edad : 58

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.